En muchas ocasiones, las conversaciones se vuelven monótonas y aburridas debido a que se utilizan preguntas cerradas. Estas preguntas limitan las respuestas y no permiten una conversación fluida y enriquecedora. Por eso, en este artículo vamos a mostrar algunas técnicas para evitar las preguntas cerradas y tener conversaciones más interesantes y productivas.

¿Qué son las preguntas cerradas?

Las preguntas cerradas son aquellas que pueden ser respondidas con un simple «sí» o «no», o con una respuesta muy breve. Por ejemplo, preguntar «¿Te gusta el café?» es una pregunta cerrada, ya que solo permite responder con «sí» o «no».

Estas preguntas no son necesariamente malas, pero si se utilizan en exceso pueden hacer que la conversación sea aburrida y poco interesante.

Técnicas para evitar preguntas cerradas

Usa preguntas abiertas: Las preguntas abiertas son aquellas que no se pueden responder con un simple «sí» o «no». Por ejemplo, en lugar de preguntar «¿Te gusta el café?», se puede preguntar «¿Qué tipo de bebida caliente prefieres?».

Utiliza preguntas que fomenten la reflexión: En lugar de preguntar directamente sobre un tema, se puede plantear una pregunta que invite a la reflexión. Por ejemplo, en lugar de preguntar «¿Qué opinas sobre el cambio climático?», se puede preguntar «¿Qué acciones crees que podríamos tomar como sociedad para reducir el impacto del cambio climático?».

Usa las preguntas para mostrar interés: En lugar de hacer preguntas por hacerlas, se pueden utilizar para demostrar interés en la otra persona. Por ejemplo, en lugar de preguntar «¿Cómo fue tu día?», se puede preguntar «¿Qué fue lo más interesante que te sucedió hoy?».

Habla de temas que no requieran preguntas cerradas: Si no quieres utilizar preguntas abiertas o que fomenten la reflexión, puedes hablar de temas que no requieran preguntas cerradas. Por ejemplo, puedes hablar sobre tus pasatiempos, tus planes para el fin de semana, o las noticias del día.

Conclusión

Las preguntas cerradas pueden limitar la conversación y volverla aburrida. Sin embargo, existen técnicas que se pueden utilizar para evitarlas y tener conversaciones más interesantes y productivas. Recuerda que las preguntas abiertas, las que fomenten la reflexión, y las que muestren interés en la otra persona son las mejores opciones.

Preguntas frecuentes

1. ¿Por qué las preguntas cerradas son malas para la conversación?

Las preguntas cerradas limitan las respuestas y no permiten una conversación fluida y enriquecedora.

2. ¿Las preguntas cerradas son siempre malas?

No necesariamente, pero si se utilizan en exceso pueden hacer que la conversación sea aburrida y poco interesante.

3. ¿Qué son las preguntas abiertas?

Las preguntas abiertas son aquellas que no se pueden responder con un simple «sí» o «no».

4. ¿Cómo puedo mostrar interés en la otra persona sin hacer preguntas?

Puedes escuchar activamente, hacer comentarios sobre lo que están hablando, y hacer preguntas que fomenten la reflexión.

5. ¿Qué temas puedo hablar si quiero evitar preguntas cerradas?

Puedes hablar sobre tus pasatiempos, tus planes para el fin de semana, o las noticias del día, entre otros temas.