Los instructivos en infinitivo son una herramienta muy útil para dar instrucciones claras y precisas en diferentes situaciones. Se utilizan en manuales de instrucciones, tutoriales en línea, recetas de cocina y más. Sin embargo, para redactar correctamente un instructivo en infinitivo, es importante tener en cuenta algunas consideraciones. En esta entrada, te explicaré cómo redactar instructivos en infinitivo de manera efectiva y te daré algunos ejemplos para ilustrar el proceso.

¿Qué es un instructivo en infinitivo?

Un instructivo en infinitivo es un conjunto de instrucciones escritas en forma de verbos en infinitivo. Por ejemplo, «encender la luz», «presionar el botón» o «agregar el azúcar». Los instructivos en infinitivo son útiles porque eliminan la necesidad de escribir frases completas y verbos conjugados, lo que los hace más fáciles de leer y comprender. Además, los instructivos en infinitivo son útiles para situaciones en las que el lector debe seguir una serie de pasos.

¿Cómo utilizar los instructivos en infinitivo?

Para redactar instrucciones claras y precisas en forma de instructivos en infinitivo, es importante seguir algunos pasos. En primer lugar, debes identificar la tarea que se debe realizar y dividirla en pasos o etapas. Luego, debes escribir cada paso utilizando verbos en infinitivo y en orden lógico. Es importante que cada paso sea claro y conciso, y que se eliminen todas las palabras innecesarias. Además, es recomendable incluir imágenes o gráficos para ilustrar cada paso.

Ejemplo de un instructivo en infinitivo

A continuación, te daré un ejemplo de un instructivo en infinitivo para preparar un café con leche:

1. Calentar agua en una tetera.
2. Colocar una cucharada de café molido en una taza.
3. Verter agua caliente en la taza con el café.
4. Agregar leche caliente a la taza.
5. Revolver el café con leche.

Como puedes ver, cada paso está escrito en forma de verbo en infinitivo y en orden lógico. Además, la tarea se divide en etapas claras y concisas.