Los instructivos son una herramienta clave para guiar a los usuarios en el uso de productos, servicios o procesos. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con instructivos que son confusos, mal redactados o demasiado técnicos para el usuario promedio.

En este artículo, te enseñaremos cómo escribir un instructivo efectivo en 5 sencillos pasos. Desde identificar el público objetivo hasta la estructura y redacción adecuada, te aseguraremos de que tus instructivos sean claros, concisos y fáciles de seguir.

Paso 1: Identifica a tu público objetivo

El primer paso para escribir un instructivo efectivo es identificar a tu público objetivo. ¿Quiénes son los usuarios que utilizarán el producto o servicio que estás explicando? ¿Qué nivel de conocimiento tienen sobre el tema? ¿Qué preguntas podrían tener?

Una vez que tengas una idea clara de quiénes son tus usuarios, puedes adaptar tu lenguaje y estilo de escritura para que sea fácilmente comprensible para ellos.

Por ejemplo, si estás escribiendo un instructivo para un producto dirigido a niños, deberías utilizar un lenguaje simple y ejemplos visuales que les ayuden a entender lo que deben hacer.

Paso 2: Define la estructura del instructivo

Una vez que hayas identificado a tu público objetivo, es hora de definir la estructura del instructivo. ¿Qué secciones debe incluir? ¿En qué orden deben aparecer?

En general, un buen instructivo debería incluir los siguientes elementos:

– Introducción: una breve descripción del producto o servicio y de lo que se espera que el usuario haga con él.

– Lista de materiales: si el instructivo requiere de algún material adicional, deberías incluir una lista de todo lo que necesitarán.

– Pasos: la parte central del instructivo, donde se explica detalladamente cómo utilizar el producto o servicio.

– Consejos y trucos: si hay alguna información adicional que pueda ser útil para el usuario, deberías incluirla aquí.

– Conclusión: una breve despedida y agradecimiento al usuario por haber utilizado el producto o servicio.

Paso 3: Redacta los pasos de forma clara y concisa

Una vez que hayas definido la estructura del instructivo, es hora de redactar los pasos de forma clara y concisa. Aquí te dejamos algunos consejos que te ayudarán a lograrlo:

– Utiliza un lenguaje sencillo y directo. Evita utilizar términos técnicos o jerga que puedan confundir al usuario.

– Utiliza verbos de acción en imperativo para indicar lo que el usuario debe hacer. Por ejemplo, «enciende el dispositivo» en lugar de «deberías encender el dispositivo».

– Divide los pasos en secciones cortas y utiliza títulos o subtítulos para cada una de ellas.

– Utiliza imágenes o gráficos para ilustrar los pasos más complicados. Esto ayudará a los usuarios a entender mejor lo que deben hacer.

Paso 4: Revisa y edita el instructivo

Una vez que hayas redactado los pasos, es importante que revises y edites el instructivo para asegurarte de que está bien estructurado y que no contiene errores.

Aquí te dejamos algunos consejos que te ayudarán a realizar una buena revisión:

– Lee el instructivo en voz alta para asegurarte de que suena bien y es fácil de seguir.

– Verifica que todos los enlaces funcionan correctamente y que las imágenes se ven bien.

– Asegúrate de que no hay errores ortográficos o gramaticales.

– Pide a alguien más que revise el instructivo para obtener una opinión externa.

Paso 5: Agrega un toque personal al instructivo

Por último, no tengas miedo de agregar un toque personal al instructivo. Esto puede ayudar a que el usuario se sienta más conectado con la marca y a que el instructivo sea más memorable.

Por ejemplo, puedes utilizar un tono de voz amigable y cercano, o incluir algún chiste o anécdota relacionada con el producto o servicio.

Conclusión

Escribir un instructivo efectivo puede parecer una tarea complicada, pero siguiendo estos 5 sencillos pasos puedes asegurarte de que tu instructivo sea claro, conciso y fácil de seguir. Recuerda identificar a tu público objetivo, definir la estructura del instructivo, redactar los pasos de forma clara y concisa, revisar y editar el instructivo, y agregar un toque personal al mismo.

Preguntas frecuentes

1. ¿Es necesario utilizar imágenes en un instructivo?

Sí, utilizar imágenes o gráficos puede ayudar a los usuarios a entender mejor los pasos más complicados. Asegúrate de que las imágenes sean claras y que ilustren adecuadamente lo que se explica en el texto.

2. ¿Cómo puedo saber si mi instructivo es efectivo?

Una forma de saber si tu instructivo es efectivo es pedir feedback a los usuarios que lo han utilizado. Puedes hacer encuestas o pedir comentarios directamente en el instructivo.

3. ¿Es necesario utilizar un lenguaje formal en un instructivo?

No necesariamente. Lo importante es utilizar un lenguaje sencillo y directo que sea fácilmente comprensible para el público objetivo.

4. ¿Cómo puedo hacer que mi instructivo se destaque?

Agregando un toque personal al instructivo, utilizando un tono de voz amigable y cercano, o incluyendo algún chiste o anécdota relacionada con el producto o servicio.

5. ¿Debo incluir información técnica en un instructivo?

Solo si es necesario. Si el usuario necesita saber información técnica para utilizar el producto o servicio, deberías incluirla. De lo contrario, trata de evitar utilizar términos técnicos o jerga que puedan confundir al usuario.