¿Alguna vez has sentido que tus conversaciones son monótonas y aburridas? ¿Te has quedado sin palabras cuando hablas con alguien? Si es así, no estás solo. Muchos de nosotros enfrentamos este problema en nuestras interacciones diarias. Pero no te preocupes, hay una solución simple: hacer preguntas abiertas.

Las preguntas abiertas son aquellas que no se responden con un simple «sí» o «no». En cambio, fomentan una conversación más profunda y significativa. Aquí hay cinco preguntas abiertas que puedes usar para mejorar tus conversaciones:

1. ¿Qué te llevó a…?

En lugar de preguntar «¿Por qué…?», pregunta «¿Qué te llevó a…?». Esta pregunta abierta permite a la persona compartir más sobre su motivación y perspectiva detrás de sus decisiones.

Por ejemplo, en lugar de preguntar «¿Por qué decidiste estudiar derecho?», pregúntale «¿Qué te llevó a estudiar derecho?». Esta pregunta puede llevar a una conversación interesante sobre la pasión por la justicia o la experiencia personal que llevó a la persona a tomar esa decisión.

2. ¿Cómo te sientes acerca de…?

En lugar de preguntar «¿Te gusta…?», pregunta «¿Cómo te sientes acerca de…?». Esta pregunta abierta permite a la persona compartir sus sentimientos y emociones en lugar de simplemente dar una respuesta positiva o negativa.

Por ejemplo, en lugar de preguntar «¿Te gusta tu trabajo?», pregúntale «¿Cómo te sientes acerca de tu trabajo?». Esta pregunta puede llevar a una conversación más profunda sobre los desafíos y las recompensas del trabajo.

3. ¿Qué has aprendido de…?

En lugar de preguntar «¿Qué sabes sobre…?», pregunta «¿Qué has aprendido de…?». Esta pregunta abierta permite a la persona compartir su conocimiento y experiencia personal.

Por ejemplo, en lugar de preguntar «¿Qué sabes sobre el cambio climático?», pregúntale «¿Qué has aprendido del cambio climático?». Esta pregunta puede llevar a una conversación más informativa sobre los efectos del cambio climático y las posibles soluciones.

4. ¿Qué te hace sentir…?

En lugar de preguntar «¿Te gusta…?», pregunta «¿Qué te hace sentir…?». Esta pregunta abierta permite a la persona compartir sus emociones y sentimientos más allá de simplemente decir si les gusta o no.

Por ejemplo, en lugar de preguntar «¿Te gusta ir al cine?», pregúntale «¿Qué te hace sentir cuando vas al cine?». Esta pregunta puede llevar a una conversación más profunda sobre la experiencia de ir al cine y cómo se conecta con los intereses y valores de la persona.

5. ¿Qué te gustaría lograr con…?

En lugar de preguntar «¿Qué estás haciendo con…?», pregunta «¿Qué te gustaría lograr con…?». Esta pregunta abierta permite a la persona compartir sus metas y deseos en lugar de simplemente dar una respuesta sobre lo que están haciendo en ese momento.

Por ejemplo, en lugar de preguntar «¿Qué estás haciendo con tu tiempo libre?», pregúntale «¿Qué te gustaría lograr con tu tiempo libre?». Esta pregunta puede llevar a una conversación más inspiradora sobre las metas y aspiraciones de la persona.

Conclusión

Hacer preguntas abiertas es una forma efectiva de mejorar tus conversaciones y conectarte con los demás de manera más significativa. Al usar estas cinco preguntas abiertas, puedes crear conversaciones más profundas y significativas que pueden llevar a una mejor comprensión y relación con los demás.

Preguntas frecuentes

1. ¿Las preguntas abiertas funcionan en todas las situaciones?

No necesariamente. Las preguntas abiertas son más efectivas en situaciones donde deseas tener una conversación más profunda con alguien. En situaciones más informales o casuales, las preguntas más simples pueden ser más apropiadas.

2. ¿Qué pasa si la persona no quiere responder una pregunta abierta?

Respeta su elección y no presiones para obtener una respuesta. Puedes intentar hacer otras preguntas más simples o esperar a que la persona esté más abierta a la conversación.

3. ¿Puedo hacer preguntas abiertas en una entrevista laboral?

Sí, pero ten en cuenta que las preguntas abiertas pueden llevar más tiempo y ser más detalladas. Asegúrate de que la pregunta sea relevante para el puesto y tenga un propósito claro.

4. ¿Cómo puedo recordar hacer preguntas abiertas durante una conversación?

Practica haciendo preguntas abiertas en situaciones informales y cotidianas. Con el tiempo, se volverá más natural y fácil de recordar durante una conversación.

5. ¿Las preguntas abiertas pueden ayudar a resolver conflictos?

Sí, las preguntas abiertas pueden ayudar a tener una mejor comprensión de la perspectiva de la otra persona y encontrar una solución más efectiva. Sin embargo, no siempre pueden resolver conflictos por sí solas y puede ser necesario buscar una mediación profesional.